TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

ban619

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 20 de julio de  2019
A+ A A-

Ambivalencia de un líder

Ambivalencia de un líder

Hoy se cumplen cuarenta y cinco años de la muerte de Juan Domingo Perón. A propósito de la fecha, reproducimos la nota elaborada cinco años atrás para nuestra edición gráfica de julio de 2014.

Juan Domingo Perón murió el 1 de julio de 1974. Cuarenta años después de su desaparición física, su figura aún gravita en la política argentina generando apreciaciones muy diversas.

Juan Domingo Perón, sin lugar a dudas, fue el líder de la clase trabajadora y del pueblo argentino desde el 17 de octubre de 1945, como acontecimiento emblemático de la génesis del peronismo. Fue el más carismático de todos los líderes argentinos del siglo XX. ¿En qué medida su personalidad determinó el curso de los acontecimientos históricos?

Para contestar a esta pregunta es necesario tener en cuenta que la historia no la hacen las grandes personalidades, por más grandes que estas sean. La historia desenvuelve su curso en función de la lucha de clases. Pero esto no quiere decir que las grandes personalidades no incidan en imprimirle al curso de la historia determinada orientación. Ni la historia es un epifenómeno de las personalidades, ni estas son una sumatoria igual a 0 en el curso de los acontecimientos.

Desde la perspectiva de la historiografía marxista, fue Plejanov, en “El papel del individuo en la historia”, quien abordó esta compleja realidad. Plejanov decía: “El gran hombre lo es, no porque sus particularidades individuales imprimen una fisonomía individual a los grandes acontecimientos históricos, sino porque está dotado de particularidades que le hacen más capaz de servir a las grandes necesidades sociales de su época, que han surgido bajo la influencia de causas generales y particulares (…). Es un héroe: no en el sentido de que puede detener o modificar el curso natural de las cosas, sino en el sentido de que su actividad constituye una expresión consciente y libre de este curso necesario e inconsciente. En esto reside toda su importancia y toda su fuerza. Pero esta importancia es colosal y esta fuerza es tremenda”.

En este sentido cabe señalar que Perón fue capaz de canalizar desde la Secretaría de Trabajo y Previsión el conjunto de reivindicaciones por las cuales venía luchando el proletariado industrial desde mediados de los años 30. En un contexto donde los obreros venían luchando por mejoras salariales y sociales, y donde las huelgas no siempre lograban alzarse con el triunfo pese a contar a su favor con un mercado de trabajo de ocupación casi plena a partir de 1935, fue recién después del golpe de 1943 cuando por primera vez los trabajadores contaron con un interlocutor válido desde las estructuras del Estado, y esto explica por qué, dada la detención de Perón por quienes querían frenar ese proceso de mejoras sociales, el proletariado lo rescató en la jornada del 17 de octubre de 1945.

Pero Perón también veía un peligro en el comunismo y en este sentido señaló en más de una oportunidad la necesidad de hacer concesiones a las reivindicaciones proletarias; así se fue gestando en la relación entre Perón y la clase trabajadora una dinámica social que daría origen a una forma social y política no prevista por los clásicos del marxismo, a saber, la de la república social burguesa, en la que si bien nunca se superó la relación capital-trabajo, el proletariado sindicalmente organizado estaba incrustado en las instituciones económicas y políticas de la burguesía.

Hacia 1955 el frente burguesía nacional-proletariado consolidaba su disolución y, ante la opción de armar a la clase trabajadora y enfrentar al ejército y al golpe de la burguesía terrateniente y monopolista, Perón prefirió dejar el gobierno y no responder positivamente a la clase obrera que reclamaba armas para combatir. Pesó más en Perón su condición de militar que la de líder de las clases trabajadoras.

Para 1973-1974 las condiciones argentinas, latinoamericanas y mundiales habían cambiado. En los sesenta se desarrolló el peronismo combativo y revolucionario: eran años marcados por la revolución cubana, la guerra de Vietnam, el Mayo francés Los sectores clasistas del movimiento le reclamaban a su líder la apertura hacia el socialismo. Pero Perón no solo no era socialista, sino que se encontraba frente a una situación latinoamericana adversa al acceder a su tercera presidencia, con golpes de Estado en Chile y Uruguay. La débil democracia burguesa argentina estaba cercada. Perón prefirió recostarse en la derecha política y sindical del movimiento y sepultó las ilusiones revolucionarias de la juventud de los 70.

¿Fue Perón un héroe? Responda el lector a esta pregunta, pero al hacerlo tenga en cuenta las siguientes palabras de Plejanov: “El gran hombre es, precisamente, un iniciador, porque ve más lejos que otros y desea más fuertemente que otros”.

¿Vio Perón más allá del conjunto revolucionario del movimiento? ¿U operó como un factor de retroceso para la clase obrera y el pueblo? Las respuestas pueden ser diversas, pero no pueden caber dudas de que Perón ejerció con su personalidad una orientación para la historia argentina.


Fuente consultada
Plejanov, G. “El papel del individuo en la historia”, en Obras escogidas, Tomo I. Buenos Aires, Quetzal, 1964.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Historia

“Un salto gigantesco para la humanidad”

20 Julio, 2019

“Un salto gigantesco para la humanidad”

Hoy se cumplen cincuenta años de la llegada del hombre a la Luna por primera vez. Fue a través de la misión Apolo 11, tripulada por los estadounidenses Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins. El 20 de julio de 1969 el módulo...

Ambivalencia de un líder

01 Julio, 2019

Ambivalencia de un líder

Hoy se cumplen cuarenta y cinco años de la muerte de Juan Domingo Perón. A propósito de la fecha, reproducimos la nota elaborada cinco años atrás para nuestra edición gráfica de julio de 2014. Juan Domingo Perón murió el 1 de julio de 1974. Cuarenta años...

Periplo  de un pensador

19 Junio, 2019

Periplo de un pensador

Hoy se cumplen 135 años del fallecimiento en Nuilly-sur-Seine, Francia, de Juan Bautista Alberdi, uno de los intelectuales más importantes de la Argentina en el siglo XIX. Para Arenas Luque: la figura de Alberdi “se destaca realizada por las nobles aspiraciones de su alma y por...

Roberto Firpo: prócer del tango

14 Junio, 2019

Roberto Firpo: prócer del tango

Se cumplen hoy 50 años de la muerte del pianista, director y compositor Roberto Firpo, verdadero prócer del tango. Iniciador de una escuela evolucionista en el género, según lo definió Julio De Caro, dejó una notable obra autoral que impresiona por su originalidad y riqueza...

DIG medios vecinales GIF 1 04

Secciones

Nosotros

Contacto