TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

BA Adop 728X90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 22 de noviembre de  2017

28 de diciembre de 2012

RETIRO DE SERVICIO DE LOS COCHES LA BRUGEOISE DE LA LÍNEA A

Defensores del patrimonio histórico en estado de alerta


Convocado por la agrupación Basta de Demoler, hoy a las 20 se realizará en la Estación Perú de la Línea A de la red subtes de la ciudad un acto contra el retiro de servicio de los coches La Brugeoise dispuesto por el Gobierno de la Ciudad.

 

Menos difundidas que los reparos de funcionarios del Gobierno nacional, quienes ponen el acento en el “perjuicio a los usuarios” que provocará la interrupción por varias semanas de la circulación de la referida línea, las voces de vecinos que luchan por la defensa del patrimonio histórico enfocan su preocupación en la decisión del gobierno porteño de reemplazar los casi centenarios coches La Brugeoise, de origen belga, por modernos vagones chinos.

En un comunicado de prensa que titula “Los vagones ‘de 100 años’: una joya de la que nadie habla”, la agrupación convocante al acto de esta noche señala que “ningún funcionario destacó el valor patrimonial de estos vagones, verdaderos museos vivientes y únicos en el mundo, comentario obligado de turistas extranjeros y visitantes de nuestra ciudad”.

En contraposición con los argumentos del Gobierno de la Ciudad, el documento considera que ”no existen fundamentos para aseverar que los antiguos vagones de la Línea A son inseguros; de hecho, esta línea es la que menor cantidad de accidentes registra de todas las líneas de subterráneos”. Para otorgarle más créditos a esta afirmación, Basta de Demoler incluye declaraciones afines de dos ex presidentes de Subterráneos de Buenos Aires: Nicolás Gallo y Nazar Anchorena.

Más adelante, el texto describe las particularidades de estos coches históricos: “El diseño antiguo en madera, el tradicional y clásico color azul y amarillo, sus interiores en madera y espejados, las butacas con varillas de madera de dos tonalidades diferentes, el ‘capitel’ adornado de los pasamanos, las lámparas con tulipas, y muchos otros detalles, hacen de estos vagones verdaderas reliquias que debieran ser preservadas y consideradas en su valor en conjunto”. Y sugiere: “El 100º aniversario de la Línea A podría ser festejado con la continuidad de algunas formaciones históricas renovadas”.

En uno de los párrafos finales, el comunicado reconoce que “es imprescindible que la renovación de los vagones contemple las más actuales medidas y estándares de seguridad y confort”. Pero insiste en que “es posible la convivencia” entre vagones modernos y antiguos.

Por su parte, Ernesto Falzone, integrante de la comisión Directiva de la Asociación Amigos del Tranvía, en un artículo también publicado en el sitio web de Basta de Demoler, expresa su férrea oposición al inmediato retiro de servicio de los coches belgas: “El desconocimiento se sumó al ensañamiento, al oportunismo político y a los negocios de unos cuantos. Bajo excusas y razones totalmente cuestionables, el Gobierno de la Ciudad se ha empecinado en destruir de un plumazo casi 100 años de historia de la ciudad”.

En otro pasaje, el articulista despliega su artillería retórica con el fin de demostrar que es inválida la principal razón esgrimida por el oficialismo porteño:
“La campaña facilista lanzada por el Sr. Macri nos habla de ‘seguridad’.
Yo le pregunto al Señor Macri si han tenido acceso a las estadísticas que muestran que la línea A, con ese primitivo pero a la vez simple material rodante centenario, es la que mayor confiabilidad ha ofrecido en todos estos años.
Yo le pregunto al Señor Macri y a sus ‘cerebros’ si tienen idea de que esos coches y esa línea tienen el sistema de bloqueo más seguro, con las barras electromecánicas de paratrén y las antenas de freno de emergencia instaladas en TODOS los coches, que hacen imposible la transposición de una señal a peligro.
Si ahora para justificar tanta cosa en pos de la ‘seguridad’ de esta línea, andan revolviendo el tema del ‘riesgo de incendio’ que tendrían estos coches por tener carrocería de madera, yo le pregunto al Sr. Macri y a sus secuaces si realmente analizaron las contingencias que la línea A ha tenido en ese sentido… si no lo sabe, Sr. Macri, sepa que son ¡TOTALMENTE NULAS! Nunca un coche Brugeoise se prendió fuego en servicio”.

Más adelante Falzone precisa:

“Yo no digo que los coches La Brugeoise tienen que ser eternos.
Hasta si hubiera una base fundada y bien detallada de cuáles son los costos de explotación de ellos versus las modernas unidades, sería lógico que en algún momento se decida su retiro.
¿Pero hace falta hacerlo justo ahora? ¿Y de esta manera salvaje, cuando ya está trascendiendo que, antes de encontrarles un destino un poco más feliz, por lo menos unos 35 coches van a ir a parar a la intemperie en el taller del Premetro, con lo cual su desgracia está sellada?”.

Secciones

Nosotros

Contacto