TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

BA Adop 728X90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 23 de noviembre de  2017

1 de diciembre de 2012

FRENTE A LA EMPRESA IRSA

Represión policial a marcha contra el negociado inmobiliario


La marcha a la que numerosas organizaciones habían convocado el jueves 29 de noviembre último contra el negociado con tierras públicas en la ciudad fue reprimida por la Policía Federal frente al edificio de la empresa IRSA de la calle Moreno 877.


La actividad formaba parte de una jornada de lucha en defensa de lo público, a la que habían convocado 58 organizaciones sociales, políticas y vecinales, y adherido más de 100. Todas ellas se manifestaban en contra de la aprobación del paquete de leyes que, decían, se proponía sancionar ese día la Legislatura “continuando lo aprobado el día 1° de noviembre”, y que incluía “la entrega de tierras públicas y espacios verdes para grandes negociados de especulación inmobiliaria, desplazando a las poblaciones de menores recursos, y favoreciendo exclusivamente a la empresa terrateniente IRSA”.

Según se había anunciado, la intención era marchar hasta las oficinas que esa empresa posee en la calle Moreno para hacerla objeto de un “escrache”, tras lo cual los manifestantes se concentrarían frente a la Legislatura, donde iba a funcionar una radio abierta.

Asistieron los diputados de la Ciudad Fabio Basteiro (Buenos Aires para Todos) y Alejandro Bodart (MST); los miembros de las juntas comunales Luciano Umérez (Comuna 2), Miguel Vayo (Comuna 4), Patricia Machado (Comuna 5), Martín Iommi (Comuna 6), Jorge Sammartino (Comuna 7), María Alejandra Camiña Bergalli (Comuna 8), Rubén Tzanoff (Comuna 9), María Marta Lopes (Comuna 10), Paula Resels (Comuna 11), Basilio Sioutis (Comuna 12) y Alejandro Charlon (Comuna 14), pertenecientes todos ellos a distintas vertientes de Proyecto Sur, y Carlos Méndez (Buenos Aires para Todos); el secretario adjunto de la CTA Capital, Julio Macera, y otros referentes e integrantes de distintas organizaciones sociales, políticas y vecinales.

“Cinco minutos de locura”

De los testimonios de Paula Resels y de Carlos Méndez se desprende que la columna, que según este último reunía a unas cinco mil personas, había salido de la intersección de la avenida de Mayo con la de 9 de Julio, y avanzó por esta para entrar por la calle Moreno.

“Hicimos una cuadra por Moreno y nos encontramos con un vallado y con un importante operativo de la Policía Federal, era evidente que nos estaban esperando”, cuenta Méndez.

“No había forma de pasar”, acota Resels.

Según el relato de Méndez, unos jóvenes que marchaban adelante forcejearon para tratar de derribar dos vallas que no estaban bien afirmadas, lo que finalmente lograron.

“Entonces la policía, sin mediar palabra, empezó a arrojar gas sobre los manifestantes”, puntualiza.

“Era gas pimienta, de ese que llevás en la cartera para defenderte, y lo tiraban en la cara de los compañeros”, precisa Resels, quien agrega que “la emprendieron a golpes contra los manifestantes, a pesar de que la gente de los barrios había venido con bebés y chicos”.

Y define: “Fueron cinco minutos de locura”.

Por su parte, Méndez refiere que “una chica se desvaneció y tuvo que ser atendida por los propios compañeros, y muchos resultaron afectados por los gases, entre ellos Fabio Basteiro”.

A su vez, Resels recuerda que “intentaron detener a varias personas, entre ellas a Silvia Somenzi [de la organización Queremos Buenos Aires]".

Y añade: “Finalmente, volvimos sobre nuestros pasos y subimos por la avenida de Mayo hacia la Legislatura; estaba cerrada, pero no había policía que la custodiara, si bien había efectivos adentro”.

Méndez cuenta: “Estuvimos un rato en la esquina; después decidimos retirarnos hasta la Legislatura a esperar la sesión, pero no se trataron esos temas”.

Y recordando que en el Palacio Legislativo no había presencia policial, puntualiza: “Cuidan más a IRSA que a la Legislatura”.

Repercusiones

Apenas conocido el episodio represivo, se difundieron distintas expresiones de rechazo. Así, el diputado de la Ciudad Adrián Camps, del Partido Socialista Auténtico, emitió un comunicado en el que repudió “la represión ejercida por la Policía Federal frente a la sede de la empresa IRSA, contra representantes de ONG, sindicatos, partidos políticos, trabajadores de la isla Demarchi y vecinos de la villa Rodrigo Bueno que se manifestaban pacíficamente en defensa del espacio público de la Ciudad” y expresó “su profunda preocupación por las mujeres y los niños heridos, internados en distintos centros de salud porteños”.

Por su parte, su colega Rafael Gentili (Proyecto Sur) consideró “indignante” que el Estado dispusiera “cercar con vallas, centenares de efectivos de la Policía Federal y camiones policiales, entre otras medidas, para garantizar que miles de manifestantes pacíficos no pudieran llegar a la puerta de la empresa IRSA a protestar contra un pacto entre dos gobiernos que propone entregar la ciudad a las corporaciones".

Secciones

Nosotros

Contacto