TPL_GK_LANG_MOBILE_MENU

BA Adop 728X90

Desde las Comunas 11 y 15 de la Ciudad de Buenos Aires
 18 de noviembre de  2017

5 de diciembre de 2008

PEDRO RESELS, DE ECONOMISTAS DE IZQUIERDA (EDI)

“Más de lo mismo”

Por Haydée Breslav

“En su desesperación financiera de ‘hacer un poco más de caja’, Macri ha lanzado una reforma impositiva que es un poco más de lo mismo,  gravando siempre el consumo y favoreciendo a los capitales más concentrados”.

 Según este especialista, durante el año que finaliza “la ciudad estaría recaudando un monto aproximado a los diez mil millones de pesos, o sea, 2,3 mil millones más que el año pasado”, y precisa: “El incremento del 30% en los impuestos recaudados entre estos dos años se explica por la inflación y el crecimiento del negocio de servicios, que se traducen automáticamente en una mayor recaudación del impuesto que más le rinde al fisco: el Impuesto a los Ingresos Brutos (IIB), que representa las ¾ partes del total recaudado”. Y asegura: “Este primer análisis permite reafirmar que en nada se ha modificado la política tributaria pese al cambio de administrador: Ibarra, Telerman y Macri se han conformado con la misma estructura impositiva, que ha sido calificada por nosotros como injusta y retrógrada”.
Particularizando, expresa acerca de Ingresos Brutos: “Puede ser sentenciado como uno de los impuestos más injustos porque, primero, grava al consumidor independientemente de su capacidad contributiva, siendo un ejemplo clásico de impuesto al consumo; segundo, es un impuesto ‘en cascada’, es decir que, cada vez que se vende el producto, se grava con el IIB calculado incluso sobre el mismo impuesto pagado en la etapa anterior; si el producto pasa del fabricante al distribuidor, de éste al mayorista, luego al minorista y finalmente al público, ¿cuántas veces paga el consumidor el mismo impuesto? El efecto es favorecer a los grandes centros de ventas, sobre todo hipermercados, que al comprar directamente sus productos al fabricante pagan 2 o 3 veces menos de IIB; tercero, este impuesto no discrimina en general sobre los productos y así están gravados también los artículos de primera necesidad”.
Explica que “el segundo tributo en importancia en nuestra ciudad es el ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza y la Contribución Territorial), con lo cual se pretende cobrar servicios que debería prestar la ciudad”, y puntualiza que “este impuesto –¿casualmente?– tiene algunos límites que benefician siempre a los más ricos”. Y especifica: “Se categoriza a cada inmueble de acuerdo con la zona en la que está ubicado y los elementos que posee: cantidad de ambientes, de baños, de cocinas y calidad de éstos. Pero esta suma de elementos tiene un límite, luego del cual no paga un impuesto mayor; así, hoy en día no está gravado el poseer pileta de natación, ascensor inteligente, gimnasio, salón de fiestas, o estar construido con calidad de última generación”. Señala como el tercero en importancia al “impuesto a las patentes de automotores, cuya significación tratan de bajar los gobiernos de turno, manteniendo los valores año tras año”.
Pero, en su concepto, “lo más injusto del sistema tributario de la ciudad es que no grava la renta financiera, es decir, la ganancia obtenida por los negocios en las bolsas y acciones, así como las utilidades e intereses de un conjunto de instrumentos financieros, comenzando por los fideicomisos”.

Secciones

Nosotros

Contacto